La estructura de una landing page (II)

estructura-de-una-landing-page

En la primera parte de la serie de artículos sobre la estructura de una landing page (página a la que llega un cliente al entrar en tu web) te comentaba la idea del above the fold y su aplicación web. Este es un concepto importantísimo, ya que el 80% de los visitantes no te darán más de cinco segundos de su tiempo. Pero, ¿qué pasa con el otro 20%? En esta segunda parte vamos a tratar más en profundidad cómo debe ser la estructura de una landing page para lograr una conversión del usuario en cliente.

Los primeros cinco segundos

Tu objetivo principal al realizar una web es captar la atención del usuario. La estructura de una landing page debe comenzar con una imagen que enamore, junto con un titular que invite al usuario a participar e interactuar con la web. Algo parecido sucede con tu local comercial. Los viandantes te dan unos pocos segundos al pasar delante de tu escaparate, y si quieres que entren, debes darles algo más que la simple exposición de tu producto. Esto no es nada nuevo, ya os lo contamos en la primera parte de esta serie. ¿Pero, qué pasa después?

La acción continúa

Tu usuario ha llegado a tu web y ha decidido regalarte un poco más de esos cinco segundos. Ahora es tu turno y tienes que mover ficha. A partir de este momento tienes que centrarte en transmitir una idea. Una única idea. Si estás obligado a decir algo más, que no sean más de tres cosas (es así, las personas no recordamos de la cuarta en adelante). Pero antes de dejar que pase más tiempo, establece claramente una llamada a la acción, no vaya a ser que solo tengas un segundo y se vaya el usuario. Esto es fundamental dentro de la estructura de una landing page.

Más detalles de tu producto

¿Qué es exactamente lo que me ofreces y en qué consiste? Responde a esta pregunta de una manera sincera. Sin trampas. Cuenta los detalles más importantes sin solamente enumerarlos. Si no sabes cuáles son, preséntale tu producto a un niño menor de 12 años. Los niños son increíbles. Estoy seguro de que sus preguntas te ayudarán más que cualquier otra cosa. Algunos ejemplos de preguntas infantiles geniales: ¿Y para qué sirve? ¿Cómo me ayudará? ¿Eso cómo funciona? ¿Por qué?

Eso también lo hace tu competencia

Y también lo hace más barato y de más calidad, ¿no te jode? Yo no estoy de acuerdo. Cada persona es diferente y por lo tanto, enfocará su trabajo desde una perspectiva distinta. Tú también. Destaca lo que te hace único más allá del precio. Tu pequeño toque personal y por lo que deberían contar contigo y no con la competencia.

Diseño. Diseño. Diseño.

Ya te lo comenté en el anterior artículo sobre la estructura de una landing page. Las cosas, además de ser buenas, deben parecerlo. Apoya toda la información que estás mandando con una apariencia atractiva. Esto, junto con algunos testimonios y un enlace a una página para que te conozcan te darán la credibilidad suficiente.

Conversión

¿Todavía no te han llamado? Ha pasado casi un minuto contigo (bueno, con tu web). Es buena señal. Nadie te da más de cinco segundos hoy en día si no quiere algo más contigo. Nadie. Ahora tienes una segunda oportunidad, y con una tasa de éxito muy alta, para lograr que ese usuario se ponga en contacto contigo. Establece una segunda llamada a la acción.

A modo de resumen, te dejamos una infografía de Blue Caribu sobre la estructura de una landing page.

estructura-de-una-landing-page

Comentarios