Como llevar a cabo la transformación digital de tu empresa

Por 24 octubre, 2017 Información

Muchas empresas sienten la presión de tener que llevar a cabo una transformación digital de manera inmediata. Sienten que la sociedad, que una parte de los clientes y que incluso muchas de las personas que trabajan dentro de la empresa, les están pidiendo que lleven a cabo dicha transformación si todavía no se ha dado el paso.

Pero no se trata de precipitarse y hacer las cosas corriendo, siguiendo los dictados de lo que hace la mayoría. Se trata de actuar con sentido común y hacer lo más apropiado en casa caso. Por eso, la transformación digital con WinLeaduna empresa especializada en este tipo de proyectos, comienza con una evaluación en profundidad de la situación de los mercados relacionados con la empresa y de la propia empresa en sí misma.

No todas las transformaciones digitales se realizan del mismo modo

En una transformación digital hay que en cuenta muchos factores. El tipo de público al que la empresa se dirige y por donde se mueven, los mercados en los que tienen lugar sus negocios o cómo puede influir esta transformación en la manera de trabajar de la empresa. Por supuesto, también se tiene que tener en cuenta la legislación vigente.

Hecho esto, se pasa a analizar la empresa en sí misma: sus valores, la imagen que desea proyectar, los puntos fuertes y también los puntos débiles de la misma y el equipo con el que se realizan los trabajos día a día.

Con todos estos datos, los expertos en transformaciones digitales pueden presentar un proyecto que siempre tiene que estar orientado al medio y largo plazo. Las prisas nunca han sido buenas en los negocios y la paciencia es fundamental para ver resultados en este tipo de trabajos si no queremos precipitarnos y causar daños que pueden ser complicados de reparar.

Fija objetivos y estrategias

El proyecto de transformación digital debe de tener muy claros los objetivos que se pretenden conseguir y también las estrategias que se van a llevar a cabo para alcanzar todas y cada una de las metas.

Los plazos también son importantes, porque una cosa es tener paciencia y otra es dar una carta blanca. Es fundamental tener claros los recursos humanos y económicos que va a suponer todo el proyecto y que la empresa esté dispuesta a asumirlos para que se consigan los objetivos finales.

Comentarios